Many thanks to Hanzík for the Czech translations!

tcc-case-title

El viejo escriba Qi fue invocado a una reunión con dos abades superiores.

El primer abad dijo, “Los desarrolladores están ignorando nuestros varios documentos de Estándares y prácticas. Subimos los archivos a un proyecto en el repositorio fuente; nadie lo descarga. Hicimos enlaces PDF disponibles en una página web especial; nadie la visita. Hemos copiado meticulosamente el contenido en una wiki; nadie la explora.”

El segundo abad dijo, “Estamos considerando ahora imprimir el conjunto entero, y encuadernarlo en un libro. Colocaríamos una copia en cada escritorio de los desarrolladores. ¿Cual es su opinión?”

“Encuadérnenlos en papel blanco,” dijo el escriba. “Cuando pase un año, el polvo espeso no será inmediatamente visible.”

“Deseamos que los desarrolladores lo usen,” dijo el primer abad.

“¡Ah!” dijo el escriba. “Entonces encuadérnenlos en papel blanco, así cuando la noche se enfríe se quemarán más alegremente.”

“Deseamos que los desarrolladores lo lean,” dijo el segundo abad.

“¡Entonces háganme saber cómo lo logran!” dijo el escriba. “Porque nunca hallé la manera de hacer que cualquiera lea algo contra su voluntad.”

“¡¿Por qué nos está tomando el pelo en vez de ayudarnos?!” gritó el primer abad.

“Wú,” dijo el escriba. “Ustedes han traído perros salvajes que han arruinado tres sofás, y ahora me preguntan de qué color debería ser el cuarto. Sigo diciéndoles: no son los muebles los que deben cambiarse.”