Many thanks to Hanzík for the Czech translations!

tcc-case-title

Esta semana la joven maestra Zjing estaba revisando el código del Clan de la Huella del Elefante, cuyos monjes fueron invocados para diseñar tablas de bases de datos, crear triggers, y construir las capas de persistencia de las aplicaciones del templo.

- - -

El lunes ella vio una tabla llamada CustomerAddress,
diseñada para contener la dirección de un Cliente.
Tenía ocho columnas apropiadas para esta tarea.

Igualmente ella encontró una clase llamada CustomerAddress,
que tenía ocho propiedades correspondientes.
Todo está como debería ser, pensó la maestra.

- - -

El martes ella vio una tabla llamada BusinessAddress,
diseñada para contener la dirección de un Negocio.
Tenía nueve columnas apropiadas para esta tarea.

Igualmente ella encontró una clase llamada BusinessAddress,
que tenía nueve propiedades correspondientes.
Tal como esperaba, pensó la maestra.

- - -

El miércoles ella vio una tabla llamada RegimentAddress,
diseñada para contener la dirección de un Regimiento.
Tenía diez columnas apropiadas para esta tarea.

Igualmente ella buscó una clase llamada RegimentAddress,
que tuviera diez propiedades correspondientes,
pero no encontró dicha clase—

Y aunque había una clase llamada Regiment,
su dirección era guardada en BusinessAddress,
donde ‘calle’ ahora contenía tres campos sin relación,
y ‘codigoPostal’ el ‘numeroBase’,
y ‘suite’ el ‘numeroBarraca’.
Bienvenido a mi pesadilla, pensó la maestra.
- - -

El jueves ella localizó al desarrollador
quien rechazó implementar un RegimentAddress.
Ella le preguntó que explicara su razón.

Reutilización, dijo el monje orgullosamente:
porque ¿no es mejor tener menos código que manejar?
Error simple de principiante, pensó la maestra.

- - -

El viernes ella revisó otra vez el código del monje,
porque ella lo aconsejó sobre las virtudes de la consistencia,
y estaba ansiosa de ver su progreso.

Una vez más ella buscó una clase llamada RegimentAddress,
que tuviera las diez propiedades esperadas,
pero no encontró dicha clase—

Sin duda, BusinessAddress había desaparecido,
y CustomerAddress también. Y en su lugar,
había una clase Address con veinte propiedades—
atravesando las tres tablas ‘Address’,
condenadas a ser parcialmente completadas para siempre.
IMPROPERIO ELIMINADO, pensó la maestra.
- - -

El sábado ella se sentó junto a un estanque,
considerando el reflejo de tres arces,
y pensó:

Tres árboles arriba, tres árboles abajo.
Este estanque sin cerebro
tiene más buen sentido que ese monje.