Many thanks to Hanzík for the Czech translations!

tcc-case-title

Resultaba que dos monjes del Clan del Mono que Ríe estaban discutiendo a tal volumen en el Gran Salón que habían atraído una audiencia.

“¡Si deseo conocer la dirección de facturación de un cliente,” dijo el primer monje, “entonces Customer debe tener un método getBillingAddress, tal como tiene un getName! ¿Cómo puedes rechazar la elegancia de mi diseño?”

“¡Porque tu método carga silenciosamente la dirección desde la base de datos!” contraargumentó el segundo. “¡Ese no es el Patron para Value Objects! Sólo existen para contener los datos traidos por un DAO. Deberías tener un AddressDAO para consultar la tabla Address, enfrentado por un método de servicio. La dirección de facturación debería ser obtenida directamente de allí.”

“¡Pero hemos perdido el Camino de la Orientación a Objetos!” gritó el primero. “¿Hemos vuelto al principio a los días de C? ¡Nuestros Value Objects son poco más que structs, nuestros DAOs y Servicios sin estado son simplemente colecciones de funciones relacionadas, y nos pasamos IDs enteros en vez de los objetos que representan! ¿Debemos luego correr en cuatro patas y aullar a la luna?”

Two nuns watching the fight
Wow... una patada giratoria en el constructor de copias.

“¡El Camino de los Patrones de Diseño Empresariales es un avance hacia la simplicidad ideal, no una regresión a lo primitivo!” dijo el segundo. “¡Un objeto de dominio no tiene la intención de trabajar como su homónimo, tanto como la imagen de una pala tenga la intención de cavar una zanja! ¡Debes dejar de lado las apariencias y enfocarte en el propósito!”

“¡El propósito es inherente en el nombre elegido!” dijo el primero. “¡Los objetos de dominio deberían modelar el mundo real!”

El segundo monje le respondió con un puñetazo en el estómago del primer monje, doblándolo. “Dime,” dijo el segundo monje, “¿En qué variable de instancia te he golpeado?”

El primer monje saltó adelante y le tiró las orejas a su oponente. “¡Y yo pensé que esas extremidades eran para escuchar!” dijo el primero, mientras el segundo tambaleaba de dolor. “¡Que suerte que dejé las aparencias de lado y descubrí su verdadero propósito!” Su regodeo fue interrumpido por un gancho en la mandíbula.

Una joven monja—una aprendiz—se dio cuenta de que varios maestros Java estaban al borde de la multitud, mirando silenciosamente el pleito. Ella corrió hacia ellos.

“¡Los dos monjes se matarán entre ellos muy pronto!” dijo la aprendiz. “¿Por qué no sellan la disputa y dicen cual filosofía es superior?”

Los maestros la ignoraron. Pero la monja Zjing la escuchó, y le susurró:

“Si yo fuera el monje que prefiere el Camino de los Patrones de Diseño Empresariales, le diría que usted cometió el mismo error que el cavador de zanjas. Hay una pregunta que sellar, pero equivocó los propósitos de aquellos presentes.”

“¿Está diciendo que los maestros tienen la intención de ocultarnos la respuesta?” preguntó la aprendiz.

“Wu,” dijo Zjing. “Si yo fuera el monje que prefiere el Camino de la Orientación a Objetos, llamaría su atención sobre la Jerarquía No Escrita, en la cual Maestro es una subclase de Estudiante.”