Many thanks to Hanzík for the Czech translations!

tcc-case-title
moderadamente geek  moderadamente geek

Caso 142

El ciego guiando al ciego

(Sorry, this page has not been translated by the translator you selected.)

Banzen juntó al Clan de la Araña y dijo:
La Maestra Suku está muy lejos para supervisar su siguiente lanzamiento,
y no quedan abades para guiarlos.
¿Cómo buscarán los errores en su código?

El primer monje dijo:
¿Quién mejor para conocer las fallas de un cerdo que otro cerdo?
Yo revisaré el código de mi hermano, y él el mío.
Seremos los ojos del otro.

El segundo monje dijo:
El cerdo podrá conocerse por dentro y por fuera,
pero sólo el cocinero puede decir si está bien asado.
Confiaré en los ojos de nuestros testers, cuyo deber sagrado es hallar fallas.

El tercero monje dijo:
El cerdo suculento puede estar asado a la perfección,
pero la vida del cocinero está perdida si la Emperatriz quería bife.
Haré una demo de la aplicación para nuestros clientes, y sólo confiaré en sus ojos.

El cuarto monje dijo:
¡El cocinero merece perder la cabeza si envía a un idiota a tomar la orden!
Confiar en los demás es evitar la responsabilidad.
Usaré la aplicación día y noche, y confiaré en mis propios ojos.

El quinto monje dijo:
¡Antes de sentarte en la misma mesa, pregúntale a un médico si tu oído es bueno!
Confiar en uno mismo es abrazar la arrogancia.
Mis pruebas unitarias automatizadas serán mis ojos.

El sexto monje dijo:
Es un pobre médico el que juzga el cuerpo sólo examinando sus pies.
¡Haz que el paciente corra una docena de li!
Mi web-crawler automatizado será mis ojos.

El séptimo monje dijo:
Es el médico de un cerdo el que juzga el cuerpo sólo por lo que puede ser visto.
¡Que se junten la sangre y la bilis!
Mi analizador de código estático será mis ojos.

El octavo monje cubrió su cabeza con su bata, y dijo:
Siete caminos comienzan aquí; este hombre ciego debe quedarse atrás.
Sin embargo si siete van y dicen lo que han visto, Veré más allá que cualquiera.
Todos esos monjes serán mis ojos.

Banzen lo remarcó a su aprendiz Satou:
El segundo monje no hace nada.
El octavo monje no hace nada.
¿Qué te dice tu tercer ojo?

Satou respondió al maestro:
La nada del segundo monje tiene virtud,
Pero la nada del octavo monje tiene ocho veces como mucho.
El octavo debería ser el nuevo abad, y el segundo su sirviente.

Así el octavo monje fue elevado,
y el segundo monje corregido.