Many thanks to Hanzík for the Czech translations!

tcc-case-title

Los monjes del Clan del Mono que Ríe abordaron al maestro Java con una lista de quejas.

“Nuestra mayor frustración es el proceso de pruebas”, insistió el monje más joven. “Las pruebas manuales son tediosas, y las pruebas automatizadas son problemáticas de escribir. Ambas son distracciones de la autoría de código”.

El maestro lo pensó, y dijo: “Es cierto que podríamos saltarnos las pruebas, si supiéramos que nuestro código es perfecto. Entonces, ¿cómo podemos alcanzar la perfección?”.

“Mediante la práctica”, dijo un monje.

“Mediante el estudio diligente”, dijo otro.

“Mediante el apaciguamiento de los dioses adecuados”, dijo un tercero.

Un viejo monje de barba blanca, que había permanecido sentado en silencio en la esquina, alzó la cabeza:

“Yo sé cómo se puede alcanzar la perfección”, dijo. “Pero me temo que todos aquéllos que oigan mi respuesta nunca quedarán convencidos de su veracidad, a no ser que diga exactamente las palabras adecuadas, con la más placentera de las entonaciones, en el momento más propicio del día. Ahora debo pensar cómo hacerlo lo mejor posible”.

El viejo monje permaneció en silencio durante un largo rato. Finalmente, sonó la campana de la cena.

“¿Cuánto tiempo durará esto?”, preguntó uno de los aprendices.

“No más de cien años”, respondió el viejo monje.